domingo, 23 de junio de 2013

Trikyñuelas

El viernes tuve muchos regalos inesperados, este era comestible aunque no me dejaron ni las migas. Otros fueron más profundos y me dieron ganas de reabrir esta ventana.