sábado, 14 de diciembre de 2013

Vista



Es cierto, no había escrito hasta ahora sobre ese sentido. Me he puesto a pensar porqué y he llegado a la conclusión de que ha sido en parte por pudor. Disfruto observando y temo que me desenmascaren...

-Me fascinan los colores del atardecer, una de mis primeras palabras fue "crépuscule"
-El polvo en suspensión en un rayo de luz que se cuela por la ventana
-Las perlas de rocío sobre la hierba fresca por la ventana
-La sangre que palpita imperceptiblemente en las venas bajo la piel
-El brillo de una melena al viento
-Las pupilas que se dilatan y contraen durante la conversación
-La niebla atrapada entre los árboles al amanecer
-la felicidad de un gato durmiendo al sol
-La espuma rizada de una estela en el mar
-La paleta cromática de Ibiza
-La Fragua de Vulcano, las Hilanderas, el claroscuro, el plisado de los ropajes de la Venus de Milo
-Los cielos velazqueños en invierno
-El aura que envuelve el contorno de tu rostro
-La explosión del otoño, los almendros, los cerezos, la lavanda en flor
-El agua en todas sus formas, explosiva, sinuosa o escarchada
-Las oscilaciones cromáticas del fuego
-El universo fascinante del fondo marino
-El frío magnetismo de la luna
-Los tomates maduros en la mata mezclados entre los pimientos y las aromáticas en flor
-El estuco, el encalado, la mica en el granito, las vetas de la madera
-Las nubes, ay las nubes!
-Las arquivoltas, las gárgolas, los capiteles
-Un plato exquisito que anticipa unos fuegos artificiales gustativos
-El vuelo de unas manos expertas sobre el teclado de un piano, sujetando hábilmente un arco o deslizándose virtuosas sobre un lienzo o un tejido
-Me encantan observar a los pitirrojos y las golondrinas. A los perros jugando en la playa en invierno

Pero lo que de verdad me alimenta son las emociones, captar ese momento fugaz en que la alegría, la ternura, la compasión, embriagan y se desata un lenguaje no verbal. Leer entre líneas, silenciar el resto de sentidos para ver la verdad clara y nítida. Me siento a veces como una espía, colándome entre bambalinas. Ese gesto que dura apenas un instante, una caricia, una sonrisa, una mirada cómplice, lo cazo y lo meto en la hucha.
Cuando ya conozco una nueva ciudad, me siento en un banco y me quedo muy quieta hasta volverme invisible y voy haciendo acopio de todo lo que me rodea, una ladrona de imágenes y momentos que llevarme conmigo.
Es el único de mis sentidos que a veces falla, que se satura y se nubla. Cuando no puede más se colapsa y me obliga a cerrar los ojos y reconectar conmigo misma, intensificando los cuatro restantes. Por eso probablemente lo había dejado en el tintero. Me paro ante ese excesivo impacto visual, desconecto y me evado para volver a la luz a través de las pequeñas bellezas sencillas. Tendré que aprender a reconciliarme con este sentido embaucador y empezar a tomar decisiones con los ojos abiertos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Amires


El viernes pasado falleció una joven madre unos días después de haber dado a luz a su quinto hijo. Se la llevó un derrame cerebral dejándole el tiempo suficiente para despedirse de las personas a quién quiso y recibir el cariño y apoyo de toda una comunidad que no dejo de rezar y pensar en ella y  su familia. No la conocía mucho, éramos vecinas y habíamos coincidido en casa de amigas comunes o en conferencias de la fundación para la que trabajaba. Siempre me llamó la atención su determinación y su alegría, nada hacía presagiar que su vida fuera a ser tan corta, que todo diera un vuelco tan repentino e inesperado. Cuando algo así sucede, cuando la vida se descuadra tengo que parar, dejarlo todo, buscar el sol en la cara y la sombra de mi encina preferida para meditar.
El tiempo, esa medida tan caprichosa. 40 años para Irene, llenos de instantes felices, de niños creciendo, de amigos, de una pareja que te cuida y te acompaña en el viaje, de éxitos profesionales, de luchas, de tropezarse e intentarlo de nuevo. 40 años de vida rica.
¿Qué es lo que da riqueza a la vida? Para mi la riqueza se mide en instantes no en minutos ni horas ni años. Instantes que compartir con alguien especial con el que sintonizas y fluyes. Esa persona que conoces frente al tablón de exámenes y que te recoge al ver como te derrumbas frente al suspenso que podría significar un cambio de rumbo en tu vida.Un anciano que hace el camino contigo hasta el jardín Yu yuan y que te habla de como era China en su infancia y con el que pasas el resto de la tarde sorbiendo su vida como un té humeante. Raquel que con 5 años no se despega de su madre y a pesar de su enfermedad, termina el taller de cocina que compartimos los lunes y en silencio desliza su pequeña mano en la mía. Una madre sustituta que te acoge durante un año y cura tus heridas y colma tus carencias. Esa persona a la que acabas de conocer y abre su alma, se desnuda y deja ver lo más hermoso que hay en ella. Magia que aparece cuando menos te lo esperas, recuperada del pasado o traída por la providencia. Esas personas sin edad, efímeras, Guadíanicas o permanentes a lo largo del viaje de la vida. No son amigos, no son conocidos, no son amantes. Están en esa fina línea que separa el sueño de la vigilia, donde se producen las ondas alpha y uno se siente en paz y armonía, en conexión con el Universo. Para mi son "amires", mitad amigos mitad amores. A los amires uno le abre las puertas del corazón, no entra en juego la razón. Hacen tu vida especial, sacan lo mejor de ti de manera espontánea, sin esfuerzo. Tienen luz propia como las estrellas y estar a su lado hace crecer, alimenta. Un abrazo entre amires forma un circuito cerrado de energía y eleva, en ese momento el tiempo se detiene, la luz se intensifica, los sentidos se agudizan, pasamos de estar a ser.
Yo mido la vida en ese tipo de destellos, de conexiones, de consciencia en el presente, en uno mismo y en el otro, de fusión.
Desgraciadamente su peor enemigo son los celos, celos malentendidos que no entienden que esa energía hace crecer y multiplica exponencialmente la belleza y la alegría, no le roba riqueza a nadie. Pinta de colores la rutina y nos devuelve al niño que llevamos dentro.
Viva la vida, dure lo que dure.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Soulsis

La protagonista de este corto es mi amiga del alma. Uno de los diamantes que iluminan mi vida. Aquí se destila lo mejor de su esencia, es un regalo para la sensibilidad y el corazón. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.
CAMINANTE from Joaquin Calderon on Vimeo.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Swallow´s wings


Se marcharon las golondrinas hasta la primavera.
Volaron en busca de tierras más cálidas y serenas.
Me sorprendo frente al nido vacío,
recordando las horas felices, alegría contagiosa, osadía,  juegos.
Solo queda el silencio sordo
y la esperanza de que el invierno pase ligero
para que elijan de nuevo este rincón bajo mi alero.

lunes, 28 de octubre de 2013

Tesoros

Me voy de viaje una semana al país de muy muy lejano y aún teniendo espíritu de Willy Fog me entra un no se qué que qué sé yo cada vez que dejo mi nido. La perra me sigue intranquila al ver como bajo la maleta del altillo y voy de un cuarto a otro recopilando ropa y bártulos varios. Se sienta bajo mi silla y posa su cabeza sobre mi pie mientras escribo esta entrada y yo me derrito un poquito.
Durante estos meses sin escribir ha habido altos y bajos, alegrías y penas, pero lo más hermoso han sido los tesoros. Tesoros con patas y tesoros con pelo. Almas especiales que se funden con la tuya y que hacen que el tiempo deje de tener sentido estricto, que se estire y expanda en función de la intensidad de las emociones vividas.
A pesar de marcharme con la sensación de dejarme algo importante fuera del equipaje, llevo el corazón bien calentito y relleno de cariño.
Gracias tesoros, la vie est belle gracias a vosotros.

domingo, 23 de junio de 2013

Trikyñuelas

El viernes tuve muchos regalos inesperados, este era comestible aunque no me dejaron ni las migas. Otros fueron más profundos y me dieron ganas de reabrir esta ventana.