martes, 15 de febrero de 2011

Make my day

Hoy, una alumna me ha regalado este corazón y me ha alegrado el día. Y es que la diferencia radica en los pequeños detalles, sobre todo si son inesperados.

Nueva receta de macarons. Aunque mis preferidos siguen siendo los de caramelo de mantequilla salada, estos de ganache de chocolate no estuvieron mal del todo, visto el tiempo que tardaron en desaparecer de la fuente.

Tarta de limón y merengue para endulzar y excitar las papilas. Me fascina ver el efecto que tienen algunos platos sobre el estado de ánimo. Estoy en fase empalagosa, urge un poco de mordaz acidez o de amargo sarcasmo. Ya sabéis salaos!

miércoles, 9 de febrero de 2011

Bautizo



El Cordon Bleu quedó inaugurado el pasado día 3 de Febrero con una ceremonia oficial en la que aparte de todas las personalidades, cada uno de los alumnos participó en la confección del cocktail: mi cuit de foie gras envuelto en pan de especias; salpicón de langosta con mango, espárragos verdes y vinagreta de trufa negra; guacamole con bisque de marisco; raviolis de rabo de toro sobre lecho de col y roquefort y una maravillosa selección de postres y petit fours elaborados desde primera hora de la mañana, codo con codo en un ambiente dinámico, entusiasta y distendido.

Desde ese día hemos tenido la vista diaria de los medios de comunicación: Abc el mismo día 3 para la inauguración, el País el día 7 en su sección de Tendencias, informativos Cuatro en su edición de noche el día 7, TeleMadrid en directo en su programa matinal y esta noche Antena3 en el informativo de las 9.

Siento una gran satisfacción al formar parte de este proyecto tan apasionante y todo lo que queda por hacer: titulación universitaria en hostelería, restaurante escuela, cursos de cocina monográficos, clases magistrales de chefs... Por ahora brindo por el bautizo y os recomiendo el blog de Carla Jones http://www.thesavourychef.com/ (en inglés, sorry), una de mis estudiantes, en el que detalla el día a día de la escuela visto desde el prisma de un alumno. Aquí desgraciadamente, no puedo ser imparcial.

Bon appétit!