jueves, 22 de diciembre de 2011

Rosana - Mi trozo de cielo. Para Lourdes

Momento matrioska

 

Divagando de nuevo sobre los momentos hucha, esos instantes de felicidad que te guardas en un lugar a buen recuado para sacarlos de nuevo y redisfrutarlos como una vaca rumiante, recibí el regalo de una reflexión que los lleva más allá y los convierte en meta-momentos hucha, es decir un momento hucha dentro de otro momento hucha.
¿Cómo podría llamarlos? Solo se me ocurre una manera: momentos matrioska.

Se abre la veda. Estoy saturada de estos días prenavideños que nada tienen que ver con el verdadero espíritu de la Navidad.
Así que empiezo con estas brioches, las mejores que he probado jamás: doradas,crocantes, mantecosas, fundentes. Cierro los ojos y siento su aroma, su textura en la boca, el olor a cera de la madera de la mesa, el calor del sol entrando por la ventana en un frío día de otoño,como crujen en cada bocado antes de desacerse bajo el paladar y la sensación de felicidad que me embriaga... pequeña matrioska.

jueves, 15 de diciembre de 2011

¡Salta!

¡Buff que sensación tan bruta! El abismo abajo, el miedo paralizante, mil mariposas en el estómago, un pellizco en el amor propio, la risa floja que se escapa, una oleada de adrenalina, cuarto y mitad de inconsciencia, un pie en el vacío, el aire ardiente quemando los pulmones y por fin vuelas...
Unos instantes eternos de ingravidez, nada importa salvo la satisfacción del reto logrado, microsegundos interminables... y el choque violento, el caos...
Resurges en un medio nuevo, refrescante, acogedor y envolvente. Todo empieza de nuevo y tu carcajada resuena entre las rocas.

lunes, 28 de noviembre de 2011

El alba prometida

El sábado por la tarde mientras que nuestros respectivos chicos se dividían entre la caza y el fútbol, improvisamos una sesión de cine casero. Con ese halo de excitación de los planes que surgen a última hora, preparamos una infusión de manzana y canela,unas pastas de chocolate y naranja, nuestras niñas bajo el ala, navegando entre la lista de películas grabadas en el plus este último mes. "La tête en friche" (la cabeza en barbecho), traducido extrañamente como "Mis tardes con Margueritte": dirigida por Jean Becker e interpretada por un inmenso (en sentido literal y figurado) Gérard Depardieu y una grandiosa Gisèle Casadesus (no cabrían aquí los adjetivos: bellísima, delicada,cómplice, astuta, deliciosa, seductora...) además de unos actores secundarios fabulosos que reflejan a la perfección los tejemanejes de un pueblecito de provincias francés.
Pero lo más impactante de esta película no es la tremenda relación maternofilial, ni las burlas de los gallitos del pueblo contra Germain, ni su pasado de niño malquerido, sino la enorme ternura que desprende la relación que entabla este hombre inculto de 50 años con una ancianita de 95, que consigue hechizarlo leyéndole "La peste" de Camus, sentados en un banco de piedra a la sombra de un árbol, rodeados de palomas a las que han puesto nombre.
Desde entonces no paro de darle vueltas a la importancia de la ternura en la vida. La que recibimos de nuestra madre al nacer como decía Romain Gary en "La Promesa del Alba" y que él nunca pudo encontrar en brazos de otra mujer...la de nuestro padre guiando nuestros pasos, la de nuestros hijos que va evolucionando a medida que van creciendo, la de los amigos: un guiño cómplice, un instante compartido... por muy duro que uno se vaya haciendo, por muchas corazas que nos ponga la vida, siempre estará la ternura, colándose por los huecos más insospechados y llenándonos los ojos de lágrimas y el corazón de estrellas.


martes, 22 de noviembre de 2011

Siembra

Existen días en los que lo cotidiano adquiere un valor inmenso. De repente todo cobra trascendencia, el tiempo se ralentiza, los ruidos se atenúan como si les hubieran puesto sordina, lo superfluo se resbala y solo queda lo realmente importante, eso que con tanta frecuencia damos por hecho por tenerlo al alcance de la mano, fácil y cercano.
Si abrimos bien los ojos y los sentidos, si nos quedamos un momento quietos y observamos, veremos más allá de la superficie y se desdoblarán las dimensiones como esos libros de 3D que nos obligan a mantener los ojos bizcos hasta colarnos en un mundo mágico que nos engulle hacia un imaginario punto de fuga. El otro lado del espejo donde solo se encuentran un puñado de seres excepcionales. Esas personas que siembran en los corazones ajenos, que se nutren de la belleza de los instantes pequeños, que te recargan el corazón con un generoso abrazo, una carcajada cristalina o una mirada que sabe encontrar su camino hasta lo más profundo de las emociones, por muy laberíntica que sea la vereda.
Si la vida tiene algún sentido, es el de enriquecer la de los que se encuentran  alrededor y eso es lo que haces magistralmente querida Lourdes, sembrando magia, creatividad, ilusión, entusiasmo sin jamás perder la fuerza.
Te quiero amiga, desde el fondo del alma.

lunes, 7 de noviembre de 2011

"Siéntate al sol y abdica". Fernando Pessoa

Tengo dentro de un herbario
una tarde disecada
lila,violeta y dorada.
Caprichos de solitario.

A.Machado


 

martes, 25 de octubre de 2011

martes, 18 de octubre de 2011

The art of storytelling


Ayer Arianna Huffington, fundadora del Huffington Post, hablaba sobre los cambios que se han producido en el periodismo en las últimas décadas. Hemos pasado de ser consumidores pasivos de información, sentados en el sofá, limitándonos a recibir información a hacerlo de una manera activa, expresando nuestra opinión a través de foros, bloggs, redes sociales; interactuando, compartiendo, indignándonos! Esta es realmente una revolución, de la que tienen que hacerse eco los medios de comunicación, pero sobre todo ella hacía incapié en la importancia del editor para saber valorar ese aluvión de nueva información de manera que un diario no pierda credibilidad y siga gozando de la confianza de los lectores.
Aunque lo que más me llamó la atención de su discurso fue el reto de redescubrir el arte de contar historias. No contentarse con publicar las cifras con las que desayunamos cada mañana: "40% de paro entre la población joven en España", sino ahondar en cada una de las historias personales para que el lector empatice con la situación, profundizar y humanizar los datos, pero sobre todo saber contarlos.
Creo que nunca se es demasiado viejo para que te cuenten una historia, algunos lo hacen con imágenes, otros con sabores otros con símbolos o sensaciones, otros como Javi con libros que hacen soñar. Volar al mundo de lo imaginario enriquece ¿Porqué no trasladarlo también a la actualidad y dejarnos de periodismo frío y aséptico o peor aún tendencioso y manipulador?

domingo, 16 de octubre de 2011

Javi

¡Premio Planeta 2011! ¡Casi me atraganto esta mañana al escucharlo en la radio mientras desayunaba! Sabíamos que escribía sobre Brasil, encerrado en su preciosa casa de Ibiza, pero ese era el único detalle que había hecho público hasta el momento. Minucioso, concienzudo, investiga a fondo el contenido de sus libros, marchándose largas temporadas sobre el terreno para captar hasta el mínimo detalle. Digno sobrino de Dominique Lapierre, del que ha heredado su vena periodística y ese aire de Robinson moderno, pero cálido y cercano a la vez. Tiene el poder de estremecer en sus ricas descripciones, emocionar en la radiografía de los personajes, hacerte volar en sus viajes a tierras exóticas y sumerjirte en la vida de sus protagonistas que nunca te dejan indiferente, sean celebridades históricas o pequeños héroes cotidianos.
Pero ante todo Javi es ese amigo que recuerdo desde mi más tierna infancia, su madre Bernadette a la que adoro, íntima amiga de la mía. Nuestros reencuentros en Ibiza, compartiendo inagotables veladas de tertulia en su maravillosa casa, mientras se asa una pierna de cordero en el horno de leña. Una comida improvisada en la mesa del "Bigotes", saboreando amistad y un buen bullit de peix, un baño en Cala Lenya, un partido de fútbol con los niños en la arena...
Premio Planeta...suena solemne...¡Enhorabuena Xavier! Es todo un orgullo.

viernes, 23 de septiembre de 2011

In memoriam de una vespino naranja...

Con 16 años, heredé una vespino naranja, idéntica a la que aparece en éste spot. Me la regaló mi prima que había venido a pasar un curso a casa, algo parecido al Erasmus actual, que a su vez se la había comprado a Angel el albañil (no podría haberse llamado de otra forma), mano derecha de mi padre, que acaba de comprarse un flamante nuevo ciclomotor de color carmín.
Cerca del manillar tenía pegada una chapita de la Virgen del Carmen y a su lado se leía la inscripción "Dios mío guíame" escrita con esmerada caligrafía inglesa con brillante esmalte negro.
Mi padre había fallecido tres años antes y mi madre se encontraba al frente de una pequeña tienda de artículos de cocina donde se impartían clases y que la tenía ocupada todo el día.
Aquella motocicleta me enseño a ser autosuficiente, evitándome caminatas de más de un kilómetro para llegar a  casa. Ya no dependía de los demás para desplazarme y eso me dió una sensación de libertad indescriptible. Con ella me enamoré por primera vez, aprendí mecánica, hice mucho ejercicio cada vez que me dejaba tirada sin previo aviso y tenía que volver a casa a pedales a tiempo de librarme del castigo por llegar pasadas las once. Desarrollé dotes de persuasión con la policía municipal para evitar las multas por ir dos en la moto y acto seguido volver a recoger a Marta dos calles más allá, destreza para deslizarla sin hacer ruido sobre la gravilla del jardín y escaparme a las fiestas una vez la casa dormida, habilidad para lijar las bujías y limpiar manchas de grasa y gasolina, energía para calentarme las manos y la nariz entumecidas por el frío a primera hora en clase de filosofía.
Terminó sus días desguazada en el viejo taller, dejándome una dulce nostalgia que supo borrar su sucesor, un destartalado R5 blanco que había pasado ya por todas las manos de la familia, con la batería ajustada con una cuña de madera y la suspensión tan hecha polvo que impedía conducirlo con las ventanillas abiertas ya que se corría el riesgo de salirse de la carretera y terminar formando parte del paisaje.
La vespino ya no está, pero aún permanecen la vieja casa, las golondrinas, la huerta, los animales, la gran mesa en el jardín con toda la familia alrededor compartiendo una suculenta comida y sobre todomi madre que nos mantiene a todos unidos. El alma de la casa, generosa, dinámica, ágil, inteligente y llena de vida.
Precioso anuncio que podría ser un trocito de mi historia.

Una década de talento

lunes, 12 de septiembre de 2011

Libre te quiero


Libre te quiero
como arroyo que brinca
de peña en peña,
pero no mía.

Grande te quiero
como monte preñado
de primavera,
pero no mía.

Buena te quiero
como pan que no sabe
su masa buena,
pero no mía.

Alta te quiero
como chopo que al cielo
se despereza,
pero no mía.

Blanca te quiero
como flor de azahares
sobre la tierra,
pero no mía.

Pero no mía,
ni de Dios ni de nadie,
ni tuya siquiera.

Agustín García Calvo.
Posted by Picasa

domingo, 28 de agosto de 2011

Mirando al horizonte

Así nació Blanca, un mes antes de fecha por no poder aguantar las ganas de descubrir el mundo. Dos kilos y medio de animalito aferrada a la vida con uñas y dientes. Determinada, independiente, alegre, auténtica, brillante, en dos días alzará el vuelo. Otra golondrina que deja el nido hacia tierras más frías y miras más amplias. Ávida de nuevas experiencias y tantas emociones nuevas que descubrir.
Estoy orgullosa de ti niña de mirada profunda, te echo ya de menos, ojalá pudiera emprender el vuelo contigo, pero en cierta manera así será, aunque me quede a este lado de la barrera contándote lo que aquí pasa , buscando el equilibrio entre mantener regadas tus raíces y alisar tus alas para que vueles alto hasta ese lugar donde tu insaciable curiosidad te lleve.

jueves, 25 de agosto de 2011

En bicicleta por el Báltico


                                                           Señorial Estocolmo





                                                              Hora punta en el "bus"

                                                               Parada obligada

                                                            Zuecos suecos ¿¿¿¿????

                           A 5 mn del centro: preciosas casas, canales, jardines, ardillas, ciervos...

                                                                Ministry of silly walks....

                                                                 Transporte ecológico

                                                      San Petersburgo: Guerra y Paz.

                                                           Mucho ruso en Rusia...

                                                            Despedida de soltero.

                                                                  Boda kitsch


                                                    El Mundo sobre su cabeza.

                                               
                                                          Maniobra comprometida.

                                                  Descubriendo el Hermitage


                                                 Concierto en la sala de Arte Español.


                                              Mercado de Helsinki, delirio de color y exotismo.









                                                           Piernas para que os quiero





                                      Iglesia construida en la roca, increíble entorno y acústica.

                                                                        Mil islas




                                                    Programando ya el próximo viaje